Enfermedades de transmisión sexual: por qué y cómo controlarlas

Si últimamente has notado alguna picazón o molestias al ir al baño o flujo extraño, posiblemente estás padeciendo de una transmisión sexual, es por ello que es importante visitar al ginecólogo para su tratamiento.

Sin duda has oído hablar de enfermedades de transmisión sexual como lo son las llamadas venéreas. Quizá tienes la idea que no te puede tocar a ti porque te cuidas lo suficiente pero cuidado, a cualquier le puede tocar ya que este tipo de enfermedades son muy fáciles de contagiar.

Consecuencias extremas

Estas enfermedades tienen consecuencias mortales si no se tratan a tiempo. Si tienes actividad sexual de cualquier tipo sin la debida protección o higiene lo más normal es que acabes teniendo un problema, desde unos molestos hongos o algo más serio si has tenido prácticas de riesgo.

Para evitar llegar a estos casos lo mejor es una buena prevención e información de los mismo, puesto que no todas las enfermedades se presentan de la misma manera ni tampoco se pueden curar de la misma forma, por ello, es importante estar informados de cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

Tipos de infección

En ocasiones existen las infecciones genitales. Son muy comunes en la mujer y no necesariamente se adquieren a través de los contactos sexuales. Pero si se tiene una infección, sí que se transmite en las relaciones sexuales, por eso es importante controlarlas cuanto antes.

Las infecciones más comunes son por hongos, vaginosis bacteriana y la trchomoniasis vagina, es última producida por un parásito que produce una secreción profuso y enrojecimiento e hinchazón.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios