Las enfermedades de transmisión sexual y sus verdades

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS), alguna vez llamadas enfermedades venéreas, son un conjunto de afecciones clínicas infectocontagiosas que se transmiten de persona a persona por medio del contacto sexual que se produce, casi exclusivamente, durante las relaciones sexuales, incluido el sexo vaginal, el sexo anal y el sexo oral, también son conocidas como Infecciones de transmisión sexual (ITS).

Los casos de las ETS en los últimos años han ido en aumento, esto debido a que en los tiempos recientes, las personas jóvenes tienen actividad sexual más tempranamente y sin la responsabilidad debida.

El riesgo de hoy en día

Como resultado, las personas sexualmente activas hoy en día tienen más probabilidad de tener muchas parejas sexuales durante sus vidas y por lo tanto tienen más riesgo de desarrollar enfermedades de transmisión sexual.

Las ETS pueden causar síntomas físicos (en el cuerpo) como granos, lesiones en la piel, picazón, dolor o ardor al orinar (hacer pípí), fiebre, o síntomas de malestar como el de la gripe.

Algunas no tienen síntomas

Algunas ETS no tienen síntomas entonces puedes ver lo difícil que es diagnosticar una enfermedad transmitida sexualmente basado en los síntomas que tienes. Para prevenir las ETS, es fundamental conocer su existencia, los medios de transmisión, optar por una conducta sexual segura, ya sea abstenerse del contacto sexual, tener pareja única o practicar el sexo seguro.

Dentro de las ETS más conocidas podemos mencionar: Gonorrea, Sífilis, Papiloma Humano, VIH, Herpes. Las tasas de incidencia de las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual) siguen siendo altas en la mayor parte del mundo, a pesar de los avances de diagnóstico y terapéuticos que pueden rápidamente hacer que los pacientes con muchas ETS no se vuelvan contagiosos y curar a la mayoría.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios